Los migrantes merecen protección de las autoridades, la empatía y solidaridad de los panameños

Los migrantes merecen protección de las autoridades, la empatía y solidaridad de los panameños

 

En medio de la crisis que vive el país debido a las protestas y cierres de calles, la Pastoral de Movilidad Humana y el Hogar Luisa, señalan que se ha registrado un aumento de 2,000 migrantes diariamente, provocando el hacinamiento y a superado las capacidades de atención en las estaciones migratorias ubicadas en el Vicariato Apostólico de Darién; son seres humanos que merecen de la protección por parte de las autoridades, de la empatía y la solidaridad del pueblo panameño ante la situación que atraviesan estos hermanos que son víctimas de un sistema que les sigue arrebatando sus derechos.   

  

Jorge Ayala, director de Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Panameña y responsable del Hogar Luisa, explica que ante la situación actual “un gran grupo de migrantes extenuados, con heridas, deshidratados, mujeres en estado de gravidez e incluso niños y lactantes, han optado por caminar, desde San Vicente y otros puntos de Darién, hacia la Frontera con Costa Rica, con el temor de gastarse el poco dinero que cargan consigo, esperando que retorne la normalidad en el tráfico terrestre”.   

  

Fue claro al decir, que diariamente ingresaban al país un promedio de 500 migrantes entre hombres, mujeres, niños y niñas por la Selva del Darién; recalcando “los migrantes no desean quedarse en Panamá, solo quieren llegar a la Frontera con Costa Rica para poder continuar  con su travesía”.  

  

Tanto la Pastoral de Movilidad Humana y el Hogar Luisa, piden al pueblo panameño solidarizarse en la medida de sus posibilidades, al encontrarse a unos de estos hermanos migrantes, puedan socorrerles con agua, alimentos, medicamentos o alojamiento temporal, para que puedan restablecerse y puedan continuar su camino reiteró Ayala.   

  

De acuerdo con el P. Erick Fernández, coordinador del apoyo a los migrantes en el Vicariato de Darién, junto a las Hnas. Maryknoll y a las autoridades, en la comunidad El Zapallal,  se han organizado para acoger a Los hermanos migrantes, con agua y comida para que se restablezcan y así puedan continuar su camino. “Gracias a Dios logramos colocar en autobuses a 162 hermanos migrantes, esto nos alegra porque ¡Son caricias de Dios!”.   

Comparte

La Arquidiócesis de Panamá creada el 9 de septiembre de 1513 es la Iglesia más antigua en tierra firme y madre de las Iglesias particulares existentes hasta ahora en la república de Panamá.

[link url="https://arquidiocesisdepanama.org/reapertura-de-templos/"]Content[/link]