MENSAJE EN OCASIÓN A LOS 52 AÑOS DE LA HEROICA GESTA DEL 9 DE ENERO DE 1964

MENSAJE EN OCASIÓN A LOS 52 AÑOS  DE LA HEROICA GESTA DEL 9 DE ENERO DE 1964

En este Año Extraordinario de la Misericordia, Panamá conmemora los 52 años de la gesta heroica del 9 de Enero de 1964, acontecimiento que debe permanecer en el corazón y en la conciencia de las presentes y futuras generaciones de panameños, como un testimonio del sacrificio por amor a la Patria y la lucha por alcanzar una Patria plenamente soberana, libre del dominio extranjero.

Este hito de la historia nacional ha sido escrito con la sangre de nuestros mártires: Ascanio Arosemena, Maritza Ávila Alabarca, Vicente Luis Bonilla, José del Cid Cobos, Teófilo Belisario de la Torre, Gonzalo Crance Robles, Víctor Manuel Garibaldo, Jorge Enrique Gill, Ezequiel González Meneses, Víctor M. Iglesias, Rosa Elena Landecho, Renato Lara, Rogelio Lara, Ricardo Murgas Villamonte, Alberto Nicolás Constance, Estanislao Orobio W., Jacinto Palacios Cobos, Ovidio L. Saldaña, Rodolfo Benítez Sánchez, Alberto Oriol Tejada y  Celestino Villarreta. Por todos ellos, oramos para que el Padre de la Misericordia, los tenga gozando de la vida Eterna.

Y para aquellos patriotas que participaron de esta gesta gloriosa, que aún se encuentran con nosotros, va nuestro saludo fraterno y reconocimiento público por su aporte para que hoy gocemos de la plena soberanía en el territorio nacional.

Ustedes queridos compatriotas fueron parte de esta gesta, que puso de manifiesto ante la faz del mundo la dignidad de un pueblo, que con arrojo y valentía defendió el derecho a ondear nuestra enseña nacional en el suelo panameño, ocupado por un ejército extranjero.

Quizá hoy tendríamos que preguntarnos, ¿de qué poder o dominio debemos liberarnos los panameños para ser plenamente soberanos?

Hermanos y hermanas: Ahora más que nunca debemos continuar defendiendo nuestra soberanía, frente a un mundo globalizado, individualista, consumista e indiferente, con una mentalidad pública y privada que prescinde de lo ético y lo moral. Esta globalización no solo es económica sino que se va más allá, atenta contra nuestras raíces, nuestra identidad y cultura nacional, anulando nuestro sentido de pertenencia, de fraternidad y solidaridad, bajo falsos conceptos de modernidad.

Somos una Iglesia encarnada en la vida de los panameños y panameñas desde hace más de 500 años, por eso ahora con más vigor y renovado impulso queremos acompañar a nuestro pueblo para hacer real y efectiva nuestra soberanía a través del cultivo de un sincero amor a la patria; con la consolidación de nuestra cultura, respetando la diversidad en la unidad; con la integración de las áreas revertidas, dándole el mayor uso social, y el manejo autónomo y transparente del Canal.

Con las palabras del Obispo Marcos Gregorio McGrath, expresadas en 1964, quiero reafirmar: “Recemos por nuestros muertos; recemos para que sus muertes sirvan positivamente a la patria. Recemos por nuestros líderes constitucionales como también por las autoridades implicadas en este conflicto. Corresponde al Gobierno de Panamá emplear los caminos legales nacionales e internacionales, con el evidente respaldo de la opinión pública… la Iglesia no titubea en afirmar los derechos humanos y criticar de los que abusan de ellos. Pero deben ser claros ahora que es demasiado en sacrificio de la juventud panameña… Hacemos un llamado a todos los cristianos y hombres de buena voluntad tanto de Panamá como de la Zona del Canal; un llamado de paz en nombre de Dios, que se reconozcan los errores cometidos para que no se enluten más hogares y se enciendan más odios”.

Que estas palabras que cobran vigencia en nuestra realidad actual, sirvan de aliciente para que derrumbemos las paredes del odio, del rencor y la división y que se construyan caminos de encuentro para el perdón y la reconciliación nacional, especialmente en este Año de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco, que nos invita a ser Misericordiosos como el Padre. Oraremos para que Panamá pueda alcanzar este objetivo.

 

Les bendice,

 

+ JOSE DOMINGO ULLOA MENDIETA OSA

ARZOBISPO METROPOLITANO DE PANAMA

Comparte

La Arquidiócesis de Panamá creada el 9 de septiembre de 1513 es la Iglesia más antigua en tierra firme y madre de las Iglesias particulares existentes hasta ahora en la república de Panamá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

[link url="http://arquidiocesisdepanama.org/reapertura-de-templos/"]Content[/link]