La Sagrada Familia es la figura chocante para aquellos que se encargan de destruir la verdadera imagen de la familia

La Sagrada Familia es la figura chocante para aquellos que se encargan de destruir la verdadera imagen de la familia

“La Familia de Nazaret es la escuela de las modernas familias donde se forjan los valores y principios cristianos, también es cierto que la Sagrada Familia es una figura chocante para todos aquellos que se han encargado en los últimos tiempos de destruir a la verdadera imagen compuesta por un hombre, una mujer y los hijos”, dijo el Arzobispo de Panamá en la fiesta de la Sagrada Familia presidida en la Catedral Basílica Sta. María la Antigua.  

 

Junto a la imagen de la Sagrada Familia, el Arzobispo Ulloa, en un monto de reflexión, consagró a las familias del país, acompañado del P. Miguel Pomares, Asesor Nacional de la Pastoral Familiar y de los diferentes movimientos de Pastoral Familiar dentro de la Iglesia que intentan ayudar, apoyar y alentar a la vida en familia en perspectiva cristiana.  

 

Reiteró, nunca olvidemos que la empresa más importante y rentable es la familia y ojalá que a medida que vayamos escalando no dejemos de lado lo que a mucha gente descuida, porque al final de la vida a los únicos a quienes verdaderamente le importamos es a nuestra familia; que es también el gran proyecto que se construye en la fragilidad. 

 

Durante la Eucaristía, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, fue claro al decir, que valorar hoy la familia cristiana no es estar en contra de nada ni de nadie, es vivir desde el convencimiento que el amor que viene de Dios, es la raíz de un proyecto humano cristiano que da origen a esa mini sociedad de donde surgen vínculos fuertes, que enlazan a sus miembros para siempre y los inicia en una convivencia fructífera, que tiene como base el amor de los progenitores, cuyo objetivo es seguir fortaleciendo ese primer amor de donde fluye un ambiente generador de confianza, de cariño y seguridad.  

 

Exhortó al pueblo panameño, a acompañar y a estimular a esas familias frágiles y desanimadas ante el ambiente que los rodea y viven con temor ante el futuro; especialmente aquellas inmersas en la tristeza de un proyecto familiar roto; por eso “es necesario seguir alimentando la esperanza de que un proyecto en pedazos no tiene la última palabra a pronunciar desde una perspectiva cristiana”, hoy más que nunca debemos mirar a la familia de Nazaret, un linaje con problemas desde sus inicios hasta el final como toda familia moderna, una familia que nos da el secreto de que los problemas y el fracaso nunca son definidores de una vida.  

 

La familia de Nazaret se forma en medio de alegrías y también en medio de dificultades y estas no impiden llevar a cabo el proyecto de Dios, al contrario, lo purifican, lo fortalecen fomentando el crecimiento de quienes lo integran, recalcó Mons. Ulloa insistió “Es esencial la comunicación entre la pareja, sin olvidar la coherencia entre lo que se dice o pide a los hijos y el propio comportamiento, otro papel importante es saber perdonar y el reconocer los errores”.  

 

Podemos decir sin miedo, no hay familia ideal, con su luz y sus sombras, pero es la escalera que Dios nos ha puesto para que podamos llegar al cielo; que la familia de Nazaret sea ese espejo donde nosotros podamos seguir la ruta para cuidar el más grande tesoro que Dios nos ha dado que son nuestros hijos, concluyo el Arzobispo metropolitano.  

Comparte

La Arquidiócesis de Panamá creada el 9 de septiembre de 1513 es la Iglesia más antigua en tierra firme y madre de las Iglesias particulares existentes hasta ahora en la república de Panamá.

[link url="https://arquidiocesisdepanama.org/reapertura-de-templos/"]Content[/link]