Clero Arquidiocesano se congregaron y renovando sus promesas sacerdotales en la Misa Crismal

Clero Arquidiocesano se congregaron y renovando sus promesas sacerdotales en la Misa Crismal

“Gracias por su entrega, queridos hermanos sacerdotes, por su alegría, por ver cómo a pesar de los difíciles tiempos que hemos pasado, como servidores de Dios y de la iglesia se han mantenido firmes en su rol, entre tantas pruebas, buscando siempre la manera de llegar a los hermanos y hermanas en la misión de anunciar la Palabra de Dios”, expresó el Arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, en la celebración de la Misa Crismal donde el clero Arquidiocesano se congregaron, renovando sus votos y promesas sacerdotales.  

“Redescubramos la alegría, la belleza y la grandeza de nuestra misión, y renovemos nuestras promesas sacerdotales con la confianza puesta en el Señor”, fue el llamado que hizo Mons. Ulloa Mendieta, al cuerpo presbiteral que le acompañó en la renovación de sus promesas bautismales, en la Catedral Basílica Santa María la Antigua, el martes 12 de abril.  

 

Agregó, el pueblo de Dios no espera, ni necesita superhéroes, sino Pastores, hombres y mujeres, consagrados, que sepan tender una mano, que se detengan ante el caído y al igual que Jesús les ayuden a salir de ese círculo de masticar la desolación que envenena el alma”. 

 

“Y esto nos pone ante el desafío de la misión, no solo la misión del sacerdote, sino de toda la comunidad cristiana. La Iglesia, y cada uno de nosotros en ella, ha de ser como una madre que trae a la vida nuevos hijos e hijas a la fe, que ayuda a suscitar nuevos discípulos del Señor”, enfatizó. 

 

“Es un día de acción, de gracias a Dios por los dones recibidos, pero también de petición por la renovación espiritual y pastoral de nuestra Iglesia y de nosotros, los sacerdotes”, destacó el Arzobispo de Panamá, invitándoles a no esconder sus llagas, pues una Iglesia con llagas es capaz de comprender las llagas del mundo de hoy; hacerlas suyas, sufrirlas, acompañarlas y buscar sanarlas. 

 

Una Iglesia con llagas no se pone en el centro, no se cree perfecta, sino que pone allí al único que puede sanar todas las heridas y tiene un nombre, Jesucristo, recalcó Mons. Ulloa Mendieta. 

 

Comparte

La Arquidiócesis de Panamá creada el 9 de septiembre de 1513 es la Iglesia más antigua en tierra firme y madre de las Iglesias particulares existentes hasta ahora en la república de Panamá.

[link url="https://arquidiocesisdepanama.org/reapertura-de-templos/"]Content[/link]