Latinoamérica irá como una sola voz en el Sínodo de Obispos sobre la juventud

Latinoamérica irá como una sola voz en  el Sínodo de Obispos sobre la juventud

Monseñor Manuel Ochogavía, obispo de Colón-Kuna Ya y responsable de juventud en la Conferencia Episcopal Panameña, aseguró que la participación del episcopado de América Latina será como una sola voz en el tema de la pastoral juvenil.

 

En su participación en la XVII Jornada Teológicas Santa María la Antigua, monseñor Ochogavía destacó que en reunión realizada en agosto, en Bogotá Colombia, se acordó unificar criterios en un solo documento, donde los obispos hacen énfasis en el acompañamiento, en la necesidad de salir a los espacios donde los jóvenes están, en la creación de espacios de participación en la estructura eclesial, lo que exige una conversión pastoral de la Iglesia.

 

El obispo aspira que este documento sea un gran aporte para toda la Iglesia Universal, porque consideró que lo propuesto es de gran valor, porque  responde a la realidad que los jóvenes han planteado, a través de las encuestas que se realizaron alrededor de todo el continente latinoamericano.

 

Las palabras de monseñor Ochogavía se dieron en la mesa redonda sobre “Las inquietudes de los jóvenes de la Iglesia”, durante la clausura de la  XVII Jornada Teológica Santa María la Antigua; realizada del 5 al 7 de septiembre, en el auditorio P. Benjamín  Ayechu (posgrado) de la USMA.

 

EL secretario Ejecutivo del Departamento de Familia Vida y Juventud del CELAM,  Padre Antonio J. Velázquez, señaló que “mirar una vez más  y poner la atención en los jóvenes, que son los protagonistas y esa opción para la Iglesia; nos llena de esperanza, de alegría y renovación”.

 

Los jóvenes representan ese rostro joven de la Iglesia y de la sociedad, y que el Papa Francisco haya convocado la realización de un sínodo donde se mire la realidad del joven,  que se visiten los lugares vitales donde se encuentran, acompañarles en sus inquietudes; y abrir un espacio para escuchar sus angustias, sus miedos, sus alegrías y sus esperanzas, es un reto para la Iglesia, afirmó el P. Velázquez.

 

Que la Iglesia se replantee ese gran desafío de escuchar y acompañar al joven, sobre todo en la manera de seguir trasmitiéndoles la fe en su realidad juvenil, de anunciarle ese Cristo vivo que les da alegría, esperanza, creatividad, es un reto recalcó.

 

Es necesario admitir que para comprender el mundo juvenil, no es una tarea fácil, para poder decir algo sobre el joven, señala el padre Velázquez, que es prioritario acompañarles en sus lugares vitales, reconocerles con sus aciertos y desaciertos, mirar su realidad familiar, social, económica, política, cultural y religiosa.

Recalcó el secretario ejecutivo que para la pastoral juvenil latinoamericana, los jóvenes son sujetos y no objetos;  para comprender esto  implica un cambio de paradigmas, una conversión personal y pastoral, de la que nos invita el papa Francisco.

 

Consideró el P. Velázquez, que esta jornada de estudios teológicos fue una gran oportunidad para seguir profundizando y aportando en esa reflexión que tienen los jóvenes que aportar a la sociedad y a la Iglesia. Ha sido un tiempo de esperanza y gracia para Panamá.

 

Durante la jornada teológica se desarrollaron temas como: “Los 50 años de Medellín y la espiritualidad de la JMJ 2019”, dictado por la directora del departamento de catequesis de la Arquidiócesis de Panamá  y de directora de pastoral de la JMJ 2019, Hna. Rosmary Castañeda; “La Iglesia y los jóvenes en las conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano” por el P. Miguel Ángel Keller;  y una mesa Redonda “Las inquietudes de los jóvenes de la Iglesia”.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *