Homilía – JUEVES DE LA VI SEMANA DE PASCUA (21 de mayo de 2020)

Homilía - JUEVES DE LA VI SEMANA DE PASCUA (21 de mayo de 2020)

En el evangelio de hoy Jesús habla de un misterioso «dentro de poco». Y para explicarlo emplea la imagen del parto: después de los dolores viene el gozo del nacimiento, así será el gozo después de la resurrección: de nuevo el Señor los volverá a reunir y los discípulos se alegrarán con una alegría que nada ni nadie les podrá quitar.

¿Podrá alguien alegrarse cuando la persona amada va a alejarse de nuestra vida? Claro que no, siempre la ausencia de las personas que queremos nos produce tristeza y nostalgia. Sin embargo, algunas veces aceptamos esa ausencia o separación cuando esperamos que produzca frutos mayores y el encuentro posterior estará colmado de mayor felicidad.

Muy difícil era para Jesús explicar su separación. Nosotros, a veces, nos imaginamos un poco a Jesús como entre Dios y hombre, como si estuviera jugando con los dos aspectos: primero aparece como Dios y luego como hombre, para luego aparecer nuevamente como Dios. Pero no es así. Jesús asumió la plena humanidad y siente en su corazón la partida que se avecina, no es una aparente despedida.

Jesús ama a sus discípulos a las personas con las que comparte su vida, pero entiende que su despedida tiene la finalidad de enviar al Consolador y que fortalecerá el corazón de sus discípulos.

A nosotros nos pasa igual que a los discípulos, no somos capaces de comprender las ausencias de Jesús de nuestra vida.

Lo quisiéramos siempre muy visible y actuante en medio de nosotros. No aceptamos ese “dentro de un poco no me veréis”. Pero ojalá que ese deseo de que Cristo esté presente en medio de nosotros, se manifieste no sólo en desear su protección y sus cuidados, sino más bien en configurar nuestra vida con sus deseos, con sus mandamientos y sus recomendaciones.

Frente a la ausencia que se ya se avecina, Jesús hace una serie de recomendaciones a sus discípulos que harán que su presencia siga en medio de ellos: el amor entre los hermanos, el servicio de unos con otros, el lavarse los pies como Él lo ha hecho, la seguridad de su presencia cuando dos o más se reúnen en su nombre, la Eucaristía como signo de comunión con Él y con los demás, la permanencia en su amor al igual que una vid.

En fin, toda una serie de recuerdos, que no son sólo recuerdos sino memoria y presencia viva que lo hacen actuante y operante en medio de nosotros.

No veremos su rostro, pero será fácil descubrir que sigue actuando si hacemos lo que Él nos manda. El problema muchas veces radica en que quisiéramos que siguiera en medio de nosotros no tanto para hacer lo que Él manda, si no para que Él hiciera lo que nosotros pretendemos.

En estos días que nos separamos para su ausencia, miremos si estamos cumpliendo sus últimas recomendaciones y deseos.

Ojalá pongamos todo nuestro empeño en ese descubrimiento y no caigamos en la tentación de suponer que su presencia llegará en “la otra vida”. Sería desnudar a la fe de su esencia: Dios con nosotros, sanador, liberador, salvador.

“Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”, finaliza el evangelio de Mateo.

Es esa presencia misteriosa la que convierte nuestra tristeza en alegría. Y la que nos capacita para estar en el mundo comprometidos, cada uno desde sus posibilidades, en el plan de Dios que desea el bien para todos sus hijos.

También ahora, que nos sentimos inmersos en un tsunami que amenaza con devastar nuestros estilos de vida, certezas, prioridades… aumentando exponencialmente el sufrimiento de los más vulnerables.

Urge que esa alegría dinamice nuestra esperanza para encontrar vías que -atravesando el dolor, el sufrimiento, el miedo, la incertidumbre- nos permitan acceder a una vida más digna para todos.

Hermanos lo que nos causa tristeza, miedo, preocupación, inquietudes y perturbación, pongámoslo en la presencia del Señor

Alegrémonos con las cosas sencillas de la vida, con el cotidiano de cada día, alegremos hasta con nuestras caídas porque nos levantamos y Dios nos pone de pie; alegrémonos y vamos a reírnos  incluso de las pequeñas cosas que cometemos en el día a día.

Aprendamos a alegrarnos con las pequeñas cosas, no esperemos grandes acontecimientos y conquistas, porque la mayor de las conquistas ya nos fue conquistada, la vida nos fue dada y rescatada. Jesús está vivo y Él es el Señor.

Necesitamos cada día sumergir nuestra vida en Jesús, Lo que nos causa tristeza, miedo, preocupación, inquietudes y perturbación, pongámoslo  en la presencia del Señor.

Muchas veces, cuanto estamos tristes, no nos olvidemos: podemos tener tristezas por algunos momentos, no  nos quedemos con ellas, no nos acostumbremos  ellas ni dejemosque ellas muera en nosotros y manden en nuestra vida.

Permitamos que el Resucitado transforme nuestro llanto y nuestra tristeza en alegría, porque Él está en nuestro medio

Día del medico

“¿Quieres ser médico, hijo mío? Aspiración es ésta de un alma generosa, ¿de un espíritu ávido de ciencia?

¿Has pensado bien en lo que ha de ser tu vida? Tendrás que renunciar a la vida privada; mientras la mayoría de los ciudadanos pueden, terminada su tarea, aislarse de los importunos, tu puerta quedará siempre abierta a todos; a toda hora del día o de la noche vendrán a turbar tu descanso, tus placeres, tu meditación; ya no tendrás horas que dedicar a la familia, a la amistad o al estudio; ya no te pertenecerás. 

Los pobres, acostumbrados a padecer, no te llamarán sino en caso de urgencia; pero los ricos te tratarán como a esclavo encargado de remediar sus excesos.

Habrás de mostrar interés por los detalles más vulgares de su existencia, decidir si han de comer ternera o cordero, si han de andar de tal o cual modo cuando se pasean. No podrás ir al teatro, ausentarte de la ciudad, ni estar enfermo; tendrás que estar siempre listo para acudir tan pronto como te llame tu amo.

El malhechor tendrá tanto derecho a tu asistencia como el hombre honrado: prolongarás vidas nefastas, y el secreto de tu profesión te prohibirá impedir crímenes de los que serás testigo.

Los habrá que desconfiarán de ti si no usas barba, otros si no vienes de Asia; otros, si crees en los dioses; otros, si no crees en ellos. Te gusta la sencillez: habrás de tomar la actitud de un augur.

Serás el vertedero de sus disgustos, de sus nimias vanidades. Sientes pasión por la verdad, ya no podrás decirla. Tendrás que ocultar a algunos la gravedad de su mal; a otros, su insignificancia, pues les molestaría.

No cuentes con agradecimientos: cuando el enfermo sana, la curación es debida a su robustez; si muere, tú eres el que lo ha matado. Mientras está en peligro te trata como un dios, te suplica, te promete, te colma de halagos; no bien está en convalecencia, ya le estorbas, y cuando se trata de pagar los cuidados que le has prodigado, se enfada y te denigra.

Te compadezco si sientes afán por la belleza: verás lo más feo y repugnante que hay en la especie humana, todos tus sentidos serán maltratados.

Hasta la belleza misma de las mujeres, consuelo del hombre, se desvanecerá para ti. Las verás por la mañana desgreñadas, desencajadas, desprovistas de sus bellos colores. Cesarán de ser diosas para convertirse en pobres seres afligidos de miserias sin gracia. Sentirás por ellas más compasión que deseos. Tu vida transcurrirá como a la sombra de la muerte, entre el dolor de los cuerpos y de las almas, entre los duelos y la hipocresía que calcula a la cabecera de los agonizantes: la raza humana es un Prometeo desgarrado por los buitres. Te verás solo en tus tristezas, solo en tus estudios, solo en medio del egoísmo humano. Ni siquiera encontrarás apoyo entre los médicos, que se hacen sorda guerra por interés o por orgullo.

Únicamente la conciencia de aliviar males podrá sostenerte en tus fatigas. Piensa mientras estás a tiempo; pero si, indiferente a la fortuna, a los placeres de la juventud; si sabiendo que te verás solo entre las fieras humanas, tienes un alma bastante estoica para satisfacerse con el deber cumplido sin ilusiones; si te juzgas bien pagado con la dicha de una madre, con una cara que sonríe porque ya no padece, o con la paz de un moribundo a quien le ocultas la llegada de su muerte: si ansías conocer, penetrar todo lo trágico de su destino, entonces sí…  ¡Hazte medico, hijo mío!”.

Comparte

[link url="http://arquidiocesisdepanama.org/reapertura-de-templos/"]Content[/link]