Vida contemplativa son fortaleza de JMJ y pararrayos de la Iglesia y el mundo

Vida contemplativa son fortaleza de JMJ  y  pararrayos de la Iglesia y el mundo

La vocación de las religiosas de la vida contemplativa, en estos momentos de la historia son la fortaleza de la JMJ y los pararrayos de la Iglesia y del mundo”, señaló el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa Mendieta, durante un encuentro realizado en el Monasterio de la Visitación de Santa María, en ciudad de Panamá.

 

Para el arzobispo Ulloa la presencia en el país de los cuatro monasterios de vida contemplativa en sus oraciones el Comité Organizador Local de la Jornada Mundial de la Juventud 2019, ha anclado sus raíces más profundas, porque han sido el soporte de todo el trabajo eclesial que se ha realizado desde que el Papa Francisco anunció que Panamá será a sede de la JMJ.

Con la nueva exhortación del Papa sobre la vida en santidad, las religiosas en la vida contemplativa deben orar con mayor intensidad, para que sea Dios el único y auténtico presente en la JMJ, para que los jóvenes no tengan miedo de evangelizar a otro joven, destacó monseñor Ulloa.

Sor Ester María Rodríguez , religiosa agustina que labora en la diócesis de Chitré,  destacó que es la primera vez que se convoca a los cuatro monasterios de vida contemplativa en el país lo que es muy positivo, porque  “nosotras como vida consagrada somos el corazón palpitante de la Iglesia Católica en Panamá”.

Al igual que el resto de la Iglesia, las religiosas se preparan para recibir en sus conventos a muchas hermanas de vida contemplativa que vendrán para la JMJ y nos uniremos en oración para aportar a la JMJ, recalcó sor Ester.

Los cuatro conventos de vida contemplativa panameños son: el monasterio de la Visitación de Panamá, el monasterio de las Hermanas Clarisa en Panamá, el monasterio de las Carmelitas de Colón y el Monasterio de las Hermanas Agustinas de Chitré.

En la Capilla del monasterio de la Visitación, monseñor Ulloa explicó a las religiosas de clausura los detalles de la JMJ y les solicitó intensificar las oraciones por los frutos por este encuentro internacional. Además de presidir la eucaristía el obispo obsequió a las religiosas una imagen de San José Dormido, de Santa María la Antigua y documento de la Exhortación Apostólica sobre la santidad del Papa Francisco.

IMG_9649
IMG_9555
IMG_9702

Comparte