Panamá ora por el Papa Francisco

Panamá ora por el Papa Francisco

 “Como es la fiesta del Papa, la Iglesia conmemora dos grandes personas que han jugado un papel fundamental, Dios nos llena de una Santa alegría en la celebración de los Santos Pedro y Pablo”, expresó el Nuncio Apostólico Miroslaw Adamczyk, en la Eucaristía que presidió por el Papa Francisco,  en la Capilla del Colegio Javier, ubicada en Clayton, al término de la segunda Asamblea Ordinaria Anual, número 208, de la Conferencia Episcopal Panameña (CEP).

Con mucho espíritu fraterno y eclesial, concelebraron la  Eucaristía, el Arzobispo de Panamá y presidente de la CEP, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, el Cardenal José Luís Lacunza Maestrojuan y los demás obispos panameños.

Pedro, fue un sencillo pescador de Galilea, el Señor lo llamó no solo a ser apóstol sino también a ser cabeza de los 12 apóstoles, recalcó el Nuncio Apostólico; tras agregar que él fue el primer Papa en la historia de nuestra Iglesia.

Además hizo énfasis en la historia de este primer Papa, el negar tres veces al Señor durante la noche de su pasión, la cena después de la Resurrección; cuándo  a las orillas del Mar Tiberiades le pregunta tres veces, Simón hijo de Juan, ¿me amas?

Sobre San Pablo recalcó que era persona oculta, quien nunca conoció a Jesús en persona, pero se destaca su conversión de perseguidor de cristianos a ser el más apasionado en anunciar el evangelio, indica monseñor Adamczyk.

Estos dos apóstoles tan diferentes, como Pedro y Pablo, lo han unido para siempre  la persona de Jesús; ambos han creído que Él es el Señor, el Maestro, el Mesías y él Salvador del mundo. Ambos fueron constantes en la tribulación, ofrecieron su vida  y fueron perseverantes en la oración, apuntó.

“Nosotros creemos profundamente que Dios, nos da el Pastor Universal que necesitamos en nuestros tiempos, cada Sumo Pontífice trae su contribución a la vida de la Iglesia”, señaló el Nuncio.

Han pasado cinco años de del pontificado del Santo Padre Francisco, es el primer papa latinoamericano, quien ha llevado a la ciudad eterna de Roma la riqueza de la fe de este continente; los más de 500 años de la cristiandad, el entusiasmo de los pueblos latinoamericanos y la cultura milenaria de cada uno, resalta Mons. Adamczyk.

La elección del Papa Francisco a dado a la Iglesia un buen comienzo de esperanza, que ha traído su sencillez, bondad y su confianza.

Él es el Vicario de Cristo, es la piedra de nuestros tiempos y nuestra guía espiritual; indicó el Nuncio Apostólico, y agregó que la reforma de la Iglesia que quiere el Papa Francisco es aquella interior y próxima, poner a Cristo en el centro de nuestra Iglesia y quiere también escuchar a la Iglesia y a sus hermanos los Obispos, no solo gobernar…

 El Arzobispo de Panamá, monseñor Ulloa Mendieta, al concluir la Santa Eucaristía, expresó, “Mons. Miroslaw, en nombre de los representantes de la Conferencia Episcopal Panameña y de esta Iglesia que peregrina en Panamá, agradecemos su presencia y muy especialmente por el ministerio que realiza entre nosotros”.

Por hacernos presente a Pedro en este tiempo de la historia en el Papa Francisco, sucesor 266, queremos que usted sea también el medio para que pueda reiterarle al Santo Padre, nuestro cariño, fidelidad, nuestra oración y agradecimiento porque nos ha elegido para que seamos la sede la próxima Jornada Mundial de la Juventud 2019, recalcó mons. Ulloa.

El Papa Francisco confía en este país pequeño, pero de un corazón abierto para recibir a los miles de jóvenes que del 22 al 27 de enero de 2019, se harán presente y que el mismo Pedro encenderá la llama de esperanza al mundo entero que está precisamente en la juventud, que no solo es el futuro sino el presente de la transformación de la Iglesia mundial, agregó.

“Ningún proyecto de Iglesia o de país puede realizarse sin la juventud y hemos sido privilegiados, sabemos como pueblo y como región centroamericano nos estamos preparando para que sea, el mismo Pedro que pueda seguir confirmando la fe de cada uno”, señaló el arzobispo panameño.

“Mons. Miroslaw, esta es su casa, su pueblo, su familia y sus hermanos; que el Señor lo siga bendiciendo siempre y exprese nuestro cariño al Santo Padre”, concluyó monseñor Ulloa.

Comparte